Theslogan Magazine - Noticias sobre Marketing, Marcas, Publicidad y Social Media

7 conceptos para entender la televisión social

La idea de ver televisión sin compañía es obsoleta. En el mundo de las redes sociales todo se comparte, inclusive las ideas sobre programas y marcas. Mercado ofrece siete conceptos para entender el fenómeno de la televisión social.

El monitoreo de lo que se dice en las redes sociales más que una ciencia parece, por momentos, un arte.

AdAge.com fue el primero de todos los servicios que hoy crecen en la red en ofrecer números precisos de lo que los usuarios hablan en las redes sociales. Este servicio, que el año pasado monitoreó la cantidad de menciones que tuvieron los programas de televisión “Glee” y “True Blood”, es de gran utilidad para publicistas, especialistas en marketing y empresarios que busquen saber qué tan relevante es su marca en la web.

Porque para posicionarse mejor hay que entender de qué se habla, Mercado ofrece siete conceptos para entender el fenómeno de la televisión social.

1) La televisión domina las redes sociales
Por un tiempo los expertos en redes sociales pensaron que Twitter y Facebook marcaban la agenda televisiva. Pero los resultados detrás de estudios de consultoras como AdAge.com muestran que sucede todo lo contrario: es la televisión la que domina las redes sociales y las interacciones que allí se llevan a cabo. La confirmación de Sonia Sotomayor como Jueza de la Corte Suprema no explotó en Twitter hasta que se escucharon las audiencias por televisión. De hecho, durante el Prime Time todos los Trending Topics –las palabras con más twitts por segundo- tienen que ver con programas estrellas de la televisión.

La aparición de una multiplicidad de consultoras dedicadas a monitorear programas en redes son consecuencia de la reciente monetarización de la televisión social. Los canales de televisión que entienden su importancia invierten para entender qué tanto sus audiencias son influenciadas por el contenido a tiempo real. Con estos datos los canales pueden evaluar, también, la eficiencia de sus inversiones y demostrar a los publicistas que existe un valor más allá del producto televisivo en sí.

2) La televisión social es anticuada
Es que, en definitiva, la televisión social se trata de mirar programas con otras personas. Se parece bastante a la idea que imperaba en los años 50 de mirar la televisión en familia o en rueda de amigos. Con la televisión social sucede lo mismo, sólo que los compañeros en el ocio están dispersos en todo el mundo.

3) Twitter no es el único actor importante
Cada vez más portales de Internet están construyendo sus propios nichos de interactividad para que prosperen en su sitio, y no en Twitter o en otras redes populares, conversaciones alrededor de sus productos. Por ejemplo TV Guide, la revista americana que lista la programación de cable de Estados Unidos, creó su propia red dentro de TVGuide.com. Con 4 millones de ingresos desde su lanzamiento en octubre pasado pudo vender 45 avisos para empresas que quieren interactuar con una audiencia activa.

4) La televisión social es una forma de marketing social
El entretenimiento es una experiencia emocional para los usuarios. Las personas gustan de ingresar a Twitter y expresarse. La realidad es que por más que un canal inunde las radios con publicidad y las calles con afiches, no será nunca tan efectivo como el consejo de otra persona. La influencia de mensajes de amigos o de líderes de opinión en redes sociales no puede ser subestimada: un twitt a favor de un programa de televisión no es solamente una señal de apoyo sino un llamado a la acción.

5) La televisión social detuvo la pausa en directo de los shows más importantes
Dispositivos como TiVO, que permiten pausar un programa, grabarlo y mirarlo después, bajaron la efectividad de la publicidad en televisión. Pero las redes sociales obligan a sus usuarios a mirar el programa en vivo por miedo a leer comentarios sobre los programas más populares. ¡Nadie quiere que arruinen la sorpresa!

6) Lo que importa en el monitoreo es el análisis del contexto
Muchos programas que todavía no se estrenaron tienen casi 100 mil fans en Facebook. ¿Qué significa eso? Posiblemente que los canales hayan hecho un buen trabajo de promoción y poco más. Lo importante del monitoreo es el contexto que permite un análisis completo. Ese es el estudio que interesa a las empresas, después de todo.

7) Los espectadores ya no son pasivos
La idea del espectador sentado en un sillón, apretando los botones del control remoto y consumiendo de manera pasiva contenidos televisivos ya quedó en el pasado. Hoy el smartphone lo ha convertido en un “superfan”, un actor activo que comenta, interactúa y hasta puede modificar contenidos de un programa. Esa es, en definitiva, el verdadero cambio que permite la televisión social.

Fuente: Mercado

¿Quieres formarte en Marketing Online? Infórmate sin compromiso aquí

Artículos relacionados:


Social Media Revolution 2013

The Effects of Social Media 2013

Social Media Goals for 2013

Did You Know 3.0 Updated

Lo más leído